Aún recuerdo cuando, estando en el Instituto, Don Casimiro Rodríguez, profesor de Biología,  nos llevó a todos los alumnos al Laboratorio para diseccionar una rana.
He olvidado muchas de las cosas que aprendí en esa época de mi vida, pero esa clase la recuerdo como si hubiera asistido a ella esta misma mañana. 
Por eso estoy segura que los alumnos de Secundaria del CEO Miguel Delibes nunca olvidarán la clase en la que Maribel Saleta les mostró las partes de un corazón de cerdo “en vivo y en directo”, mediante una disección del mismo. 
Siempre lo recordarán, entre otras cosas porque Maribel ha recogido las partes más importantes de esta operación en un documento audiovisual a través de su tableta digital. 
Os dejo su testimonio sobre esta experiencia:
…Bueno, suena extraño, pero efectivamente y, por fin, he sido capaz de hacer un montaje con la tableta. Ha sido toda una aventura y un continuo trabajo probando aplicaciones que, al final, acababan en la papelera.
Explico el proceso:
Los alumnos realizaron la práctica de Laboratorio en la que tenían que estudiar, externa e internamente, las partes de un corazón de cerdo, muy parecido al corazón humano.
Hicieron el estudio y la disección; tomaron sus fotos con la tableta y realizaron el guión de la práctica con Polaris Office.
Algunos añadieron flechas y nombres con Skitch o Pixlr (aplicaciones para editar fotos).
Subieron los guiones a su Drive compartido conmigo.
Desde mi tableta capturé pantallas de sus trabajos, las retoqué lo que pude, y empecé a probar aplicaciones para montar un vídeo con ellas. Esta fue la parte más desmotivadora y latosa….¡probar y ver como nada funcionaba! 
Algunas de las aplicaciones con las que pasé el rato fueron:
Movie Aid, Movie Editor, AndroMedia, Video Zone…y unas cuantas más.
Por fin encontré una que me podía servir: ANIMOTO
(su nombre debe venir de …Animo “tó” …hasta corazones muertos)
Me ha permitido exportar a YouTube aunque tiene un inconveniente: no deja regular la velocidad de transición de una imagen a otra, con lo cuál no da tiempo a leer las diferentes imágenes. Pero esto tiene una solución, ¡la pause en el vídeo!
Me gusta el resultado final; le damos otro toque al estudio de un corazón.
Os dejo que lo veías, solo dura 35″
¡Espero que os guste!