Etiqueta: tableta digital (página 1 de 2)

Trabajando con la tableta en clase de PT

Más que mostrar una pequeñísima utilidad de Picaa lo que pretendo con
este vídeo es compartir con vosotros cómo José Manuel, con grandes
dificultades de comunicación, va haciéndose poco a poco con el uso de
las nuevas tecnologías y cómo éstas le ayudan a conseguir objetivos . El
proceso ha sido largo: comenzamos con el uso de papel, nos fuimos
familiarizando con Moodle y ahora estamos descubriendo el uso del iPad.
No es una clase magistral, simplemente es un testimonio de lo que puede
hacer con ayuda sea del tipo que sea. Es una combinación de comunicación
bimodal con lenguaje de signos y pictogramas que en un futuro espero
saber integrar de forma más exhaustiva con la aplicación Picaa o con
cualquier otra que vaya investigando. Espero que al verlo disfrutéis
tanto como yo he disfrutado al realizarlo. Y espero también poder volver
a mostrar nuevos avances. En este caso la imagen vale más que mil
palabras.

Manuela Sánchez. Profesora de PT en el CEO Miguel Delibes de Macotera

Carlos y la tableta

Manoli, profesora de Pedagogía Terapeútica (PT) del CEO Miguel Delibes de Macotera, está trabajando con Carlos de 8 años, un niño con dificultades de aprendizaje. En alguna de las sesiones utilizan la tableta digital, puesto que es un elemento motivador y atractivo para Carlos. En este caso la aplicación es Touchy Books y el cuento Los secretos de la luna. A Carlos le atraen las ilustraciones tan bonitas que tiene el cuento, la música y sobre todo poder manipular los objetos con el dedo. El primer acercamiento al cuento es con el autoplay y a continuación Carlos lee el cuento a su ritmo y encuentra dos erratas en el texto,  lo que hizo que su autoestima subiera como la espuma.  Ahora cada vez que lee un cuento, lo hace con atención y se fija mucho en todos los detalles. 

Nuevas tabletas para reforzar el proyecto Dedos

Uno de los objetivos de nuestro proyecto es el de explorar las posibilidades de las tabletas digitales en el ámbito educativo.  En el momento de iniciarse, hace ahora 18 meses, la única tableta existente en el mercado era el iPad. En la actualidad las tiendas se han inundado con multitud de modelos diferentes y de distintas marcas, introduciendo además desarrollos aplicativos notables como podemos ver en el vídeo que acompaña este post.

No podemos experimentar con todas ellas, pero hemos creído conveniente adquirir 15 nuevas tabletas del modelo Samsung Galaxy que se han entregado a los niños de primero de primaria del CEO Delibes de Macotera, para que sean utilizadas en las clases, pero también para que puedan llevarlas a casa, tanto para hacer deberes o conectarse a Internet, como para que sirvan de vía de alfabetización tecnológica para la familia. Creemos que esta disponibilidad a tiempo completo ha de ser positiva para el alumno, que disociará de esta manera la tableta de la actividad docente y le ayudará a percibirla como una herramienta que puede resultarle útil en todas las facetas de su vida cotidiana. 
Comentaremos las sensaciones y las primeras impresiones de alumnos y profesores  con respecto a esta nueva tableta.

Hoy hablamos de ventajas

alumnoconiPad.jpg

Hemos querido testear la opinión de los profesores que están participando en el proyecto Dedos, para que nos comenten las ventajas que, a su juicio, aportan las tabletas digitales al proceso de enseñanza.

En un contexto en el que las tecnologías y especialmente Internet se están convirtiendo en herramientas de uso cotidiano, también en el ámbito educativo, no resulta chocante que haya una gran coincidencia en destacar la inmediatez en la conexión, como uno de los elementos más valorados de las tabletas digitales y su uso en el aula, a lo que se une la facilidad de acceso a la información y los recursos que ofrece la red y por consiguiente, la rapidez en la búsqueda de información.

El hecho de no tener que desplazarse al aula de ordenadores, y en cualquier caso, de acceder inmediatamente a Internet, sin necesidad esperar a que se cargue el sistema operativo y sus complementos,  aporta una agilidad a la tableta, que no se obtiene con los netbook.  Hemos de considerar aquí que los alumnos que participan en el proyecto tienen a su disposición la tableta durante todo el tiempo que dura la experiencia, y por consiguiente la desplazan de casa al centro educativo y de éste a casa, por lo que el hecho de no tener necesidad de cambiar las configuraciones de red del dispositivo dependiendo del lugar desde el que se conecten,  adquiere todo su valor.

Se citan también toda una serie de elementos relacionados con la ergonomía del dispositivo y con sus características técnicas: su tamaño y ligereza, que indudablemente facilitan su transporte, y también la inexistencia de cables y periféricos, que en este caso no deja de ser una indudable ventaja, ya que la tableta puede meterse en la mochila, ocupando el mismo espacio que un cuaderno pequeño. Los profesores valoran mucho su facilidad de manejo y la calidad técnica del aparato, tanto en lo que se refiere a la versatilidad, como en lo concerniente a su amplia autonomía de uso, ya que la batería aguanta perfectamente toda la jornada escolar, evitando el uso de cables y enchufes y posibilitando un uso natural dentro de la clase. Digamos que para trabajar con la tableta, únicamente es necesaria la propia tableta.

La experiencia Dedos, ha puesto de manifiesto que el uso de las tabletas en el aula es tremendamente motivador para el alumno, sobre todo al principio; que siempre hay menos resistencia para acometer un trabajo cuando el instrumento que se utiliza es la tableta, es una afirmación en la que coinciden todos los profesores. Por otro lado, el hecho de que los alumnos estén acostumbrados a obtener información desde Internet y a manejar diferentes aplicaciones y programas fuera de la escuela, contribuye a que estos dispositivos se integren con facilidad en la dinámica de la clase.

Algunos docentes la reconocen incluso, cierta capacidad para mejorar la comunicación entre  profesores y alumnos y también entre los propios alumnos, posiblemente motivada por ser un dispositivo que invita a una nueva forma de enseñar y de aprender, convirtiéndose en un elemento facilitador del proceso educativo.  Este hecho no es ajeno a que los  profesores se muestren de acuerdo en señalar que las tabletas mejoran la disposición del alumno para la realización de tareas, actividades y búsqueda de documentación,  tanto dentro como fuera del aula, lo que nos lleva a pensar en una posible ventaja con respecto a otras herramientas de cara a una enseñanza de tipo constructivista que utilice como estrategia el aprendizaje por descubrimiento.
Pero no todo va a ser miel sobre hojuelas de barquillo, porque también se señalan algunos inconvenientes, que serán motivo de otra entrada en este blog.

Del cabás a la tableta (II)

AlumnosMacotera-1200-5572.jpg

La capacidad multifuncional de las tabletas digitales y las actividades que nos cuentan los muchachos participantes en el proyecto Dedos, nos permiten recrear aquí lo que puede ser un día de clase para un alumno que utilice la tableta digital. Los chicos del CEO Miguel Delibes de Macotera ya lo hacen.

La alarma de la tableta nos despertaría con nuestra música favorita.  Es la hora de comenzar la jornada.  Mientras desayunamos podemos consultar la temperatura en la calle, las previsiones meteorológicas para el día, leer la prensa, o enviar un mensaje a un amigo para acudir juntos a clase.  Consultamos la agenda con nuestro horario y caminamos hacia el colegio repasando en un podcast los contenidos del próximo examen o escuchando música. A todo esto, únicamente necesitaremos coger una pequeña mochila con la tableta y la bolsa del bocata.
Una vez en el colegio, nos conectamos a la plataforma Moodle del Centro para entregar nuestros deberes y descargar las nuevas tareas que se nos proponen. Tras las oportunas explicaciones del profesor, iremos completando junto a nuestros compañeros el documento colaborativo que estamos elaborando. El dispositivo nos permitirá el acceso a los sitios de Internet que el profesor nos haya sugerido para estudiar el tema.  También tendremos a nuestra disposición los apuntes personales  y los artículos y documentos necesarios para el trabajo.  El acceso a los recursos de la plataforma y las distintas posibilidades de comunicación nos permitirán seguir las explicaciones y las tareas incluso desde nuestra propia casa.   Del mismo modo podemos seguir las explicaciones de un experto a través de videoconferencia.
Según la naturaleza de la asignatura, o el criterio del docente, podremos colgar los trabajos realizados en clase en la plataforma del colegio para su revisión por el profesor. Estos trabajos podrán ser grabaciones de sonido, de imagen o documentos de texto.
Una vez terminadas las clases, podremos jugar unas partiditas en línea con nuestros amigos o dedicar un rato al «chateo«, o al intercambio de informaciones a través de las redes sociales, siempre que tengamos conexión a Internet en casa. En cualquier caso, hay otras opciones de ocio y entretenimiento, tanto utilizando la tableta,  como aparcándola un rato para echar un partido de fútbol en la era.
Tras el descanso, vuelta a los deberes. Si hay algo que no hemos entendido podremos comentarlo con el profesor o con un compañero de clase por el Skype.  Al terminar,  un rato de relajante lectura con fondo musical, puede ser una opción interesante para acabar el día y desconectar de nuestra tableta.
En definitiva, creemos que no tardando mucho, la tecnología educativa transformará la escuela al igual que los donuts y tigretones modificaron la hora del bocadillo. Lo importante es que sea para bien.

« Siguientes entradas

© 2019

Tema por Anders NorenArriba ↑